Recomendaciones de Uso

Baño de Vapor

El aumento de ritmo cardiaco que se produce hace que esté desaconsejado en ancianos, embarazadas y personas con problemas de salud (hipertensión, cardiopatía, varices) (Recomendaciones SPA Embarazadas.pdf)

Si es la primera vez que entra no supere los 10 minutos para evitar bajadas de tensión.

Si vas a darte una sauna o un baño de vapor después de hacer ejercicio espera 15 minutos o haz un baño de agua fría para que tu temperatura descienda y así evitar un golpe de calor.

No te olvides de beber agua al salir, ya que vas a someter al cuerpo a una continua deshidratación. Y evita entrar a la sauna si tienes excesiva hambre o acabas de comer.

Evita realizar ejercicios o hablar en exceso durante la sesión, ya que de por sí el sistema cardiaco y pulmonar están sobrecargados.

Lo habitual es salir cada 12-15 minutos para refrigerar al cuerpo con agua fría y así hacer una vasoconstricción que recuperará la presión arterial.

Antes de salir si está tumbado incorpórese lentamente y mantenga la posición de sentado durante un minuto para que la circulación se restablezca y al levantarnos no nos de un pequeño mareo.

Sauna de Infrarrojos

Puede utilizar la sauna a partir de una temperatura interior de 30°. El cuerpo se calienta directamente gracias a la radicación.

Utilice una toalla como superficie para sentarse y coloque otra en el suelo. Siéntese relajadamente y cambie de vez en cuando de postura. La duración idónea de una sesión es de 30 minutos. Adapte este tiempo a su estado físico. Algunos cuerpos debe “aprender” primero a transpirar. Es posible que, durante las primeras sesiones, no transpire aún demasiado. (Recomendaciones SPA Embarazadas.pdf)

Gracias al calor subcutáneo obtenido y a un mayor volumen de sudor basta realizar una sesión en la sauna de infrarrojos y no varias como es el caso en una sauna tradicional.

A continuación debería ducharse con agua caliente y, vestido con ropa cómoda y cálida, descansar durante unos minutos con el fin conservar el calor subcutáneo.

Beba abundante agua antes y después del baño de calor.

Un buen complemento sería un masaje o moverse al aire libre.